Magnasanti: La Sociedad Perfecta

el

Hoy vamos a hablar de Sim City, una de esas obras de arte que trascienden el concepto de ‘juego’ para convertirse en una herramienta cognitiva que nos permite entender el mundo en el que vivimos, y que incluso puede llegar a convertirse en un medio de expresión, como le sucedió a Vincent Ocasla, nuestro protagonista del día.

En Sim City, el jugador tiene como objetivo gestionar una ciudad. Para ello toma el papel de alcalde, que debe aprobar decretos y diseñar planes urbanísticos que atraigan a los ciudadanos atendiendo a sus necesidades y demandas. Hacer que la red de tuberías llegue a todos los barrios, construir centrales eléctricas y fuentes de energía sin malgastar los recursos naturales, o gestionar los impuestos y economía manteniendo a todos los sectores contentos son los quebraderos de cabeza más habituales a los que se enfrenta el jugador. Porque todas sus decisiones tienen repercusión en el llamado ‘medidor de felicidad’. Si los ciudadanos no están contentos, empiezan las revueltas y los problemas. Si por el contrario el jugador lo hace bien, la ciudad empezará a cobrar vida en su pantalla y surgirán nuevas demandas y necesidades, ofertas comerciales, sobornos, y un largo etcétera que conocemos perfectamente en nuestro mundo real.

Todo esto obliga al jugador a mantener un delicado equilibrio entre recursos, felicidad y dinero. Por norma general, cuando uno sube, otro baja. Y así se desarrolla la partida, una educativa metáfora de la realidad que ayudó a nuestra generación a visualizar un poco mejor los mecanismos de gestión de la sociedad en que vivimos.

En el caso de Vincent Ocasla, urbanista filipino, se convirtió casi en una obsesión crear la ciudad perfecta, en la que todo funcionase de manera automática y eficiente. Le llevó varios años de ensayo y error, y muchas libretas llenas de ecuaciones, hasta que por fin lo consiguió.

El resultado fue conocido como Magnasanti, una urbe de 9 millones de habitantes en la que todo funciona como un reloj, del trabajo a casa y de casa al trabajo, sin atascos, sin retrasos. Sin problemas (aparentes).

Para poder desarrollar tal nivel de eficiencia, Ocasla necesitaba un plan urbanístico que le permitiera distribuir el terreno y las infraestructuras de manera óptima. La respuesta la encontró en el Dharmachakra, el símbolo budista de la ‘ley’ o ‘religión’, también conocido como Rueda del Dharma. Tomando su dibujo como base dio forma a la ciudad, mediante ensayo y error, hasta crear una distribución cien por cien eficaz.

Magnasanti no tiene parques de bomberos, ni hospitales, ni escuelas ni espacios verdes, sólo necesita un amplio eficiente departamento de policía para evitar el crimen y conseguir que la población se sienta segura. Nadie se queja. Los cuidadanos no se rebelan ni se organizan, simplemente toleran el mundo en el que habitan, levantado sobre un hiperfeciente sistema policial. Ante todo, se sienten seguros.

“Los sims que la habitan no viven más de 50 años, así que tampoco podrían llegar a organizar una llamada a la insurrección en condiciones. «Han sido embrutecidos, enfermados, esclavizados y controlados mentalmente para que el sistema siga durante miles de años; 50,000 para ser exactos. Están atrapados en el tiempo y el espacio« Una sociedad que es un paraíso de la eficiencia a costa de ser un infierno para el bienestar.”

En la sociedad que él había creado, Magnasanti, su partida perfecta de Sim City, todo funcionaba de manera autómata. La gente se levantaba a la misma hora para ir al trabajo, y no pasaba en él ni un minuto de más, siempre el mismo trayecto, en el metro subterráneo. Cada central eléctrica producía la cantidad exacta de energía que consumía la zona que abastecía. No había crimen. No faltaba dinero, ni sobraba. Nadie estaba triste… ni feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s