ESPERANZA

 Parecía que la noche no tenía fin
pero a lo lejos vislumbré una vela
suave llama que ilumina un hueco,
un niño la sostiene
entre sus manos temblorosas,
procurando no se apague.

El cielo ruge nuevamente
y por su boca se escapa un vendaval
que recorre las calles impasible
buscando acabar con esa luz
que protege con su cuerpo el chico,
sopla tan fuerte el viento
que incrusta el candil en su pecho.

Le salio mal la jugada
el fulgor es ahora inmenso
se mezcló el fuego con el aire
convirtiendo la tenue chispa
en hoguera deslumbrante
Volviendo la claridad al mundo
en forma de corazón en llamas.

Poema incluido en antología “Viento a favor” de editorial BajAmar 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s