CAMINO LIMPIO

el
 Había tantos cadáveres
que podías avanzar
sin que tus botas
tocaran el barro.

No, los zapatos
no se manchaban
caminaban dejando
la forma de la suela
a cada paso,
cuerpos marcados
con siluetas rayadas
detrás de mí

Las botas no se manchaban
eran mis manos
las que se oscurecían de pólvora
mi piel, la que se teñía de rojo
mi alma la que se volvía opaca.

Seguía hacia adelante
con el crujir de huesos
a mi espalda,
chasquidos que apartaban
el miedo de mi mente
porque yo, estaba vivo
aunque no me sentía así.

Llegué al final de la partida
con las botas impolutas
la carne hecha trizas
el corazón añicos
y la mente perturbada
eso sí….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s