El último espejo.

Amanda estaba sentada en frente del espejo de su tocador, en su habitación, esa habitación que habilitaron para ella, el espacio de su memoria, su refugio del recuerdo. Su vida, cabía en escasos metros, una cajita de cuatro paredes. Miró hacía la derecha a la ventana del mundo exterior, la luz de las farolas se…

La cuerda de la obsesión

El suceso corría como la pólvora por todos los noticiarios, en el periódico no se hablaba de otra cosa, la noticia de que un hombre se «aliviaba» delante de los carteles publicitarios de la ciudad les tenía a todos fascinados, todos querían conseguir la exclusiva, todos, menos yo. Me parecía un asunto mórbido, un chiflado…

OVERLOCK

A veces nos vestimos con la tela de otros, sin tomarnos las medidas, reutilizando los patrones, cosiendo deprisa, cortando al bies, frunciendo, pespunteando, cogiendo pinzas, tratando así de adaptar ese género sobrante sobre nosotros. El resultado, un saco de patatas sin forma que nos pica y no nos favorece. Cada uno tenemos una piel distinta…

PETER PAN DE PALO.

Estabas lleno de polvo de hadas y creíste que podías volar Te sentiste Peter Pancuidando de un puñado de niños perdidos Pensaste que eras valientepor derrotar a un viejo pirata Te proclamabashéroe de cuento pero la ficción acabó Al mirarte al espejolos ojos reflejadoscontaron tu verdad La realidad de tu vidaes tan oscura y vacíacomo…

CUESTIONES…

Cuando el tiempo pasa…¿Qué pasa con las sonrisas? Con las miradas, la tuya, las suyas la de un extraño. ¿Cuántas primaveras tienes ya? Te preguntan y tú piensas ¿cuántos veranos, otoños e inviernos? Una estación, un sol, una luna un mismo horizonte por mirar sólo hay uno, simplemente está más cerca. Cuando el tiempo pasa…

GENTE.

Dientes brillantes chasqueando a la luna vuelo de buitres esperando carroña. Gritos y aullidos quebrantan el silencio en calles vacías con hedor a muerte. Menú de vísceras servido a la mesa, vino de sangre derramándose en bocas histriónicas. Espejos deformando esqueléticas siluetas círculo de vicios envueltos en códigos de barras.

SIENTO…

… el peso de tu espaldala grandeza de tu almay la rigidez de tu cerebro. Siento tu piel estremecerla fragilidad de tus huesosfrente la firmeza de tus pies. El devenir de tus pensamientosy la suavidad de tus caricias. Siento la amargura de tu paladary la dulzura de tu sonrisa. Siento las frases huecas la profundidad de…

Ira.

Mi boca tenía un horrible sabor a hierro, apenas sí podía incorporarme, sentía un martilleo constante en mis sienes, estaba sudando y olía como si hiciera semanas que no pasaba por el agua. Quizás fuera así, dada la imagen de desorden que vislumbraban mis ojos entreabiertos. La verdad no reconocía aquella estancia. La persiana estaba…