Memorias.

Cual elefantes caminamos pesados sin soltar lastre

El último espejo.

Amanda estaba sentada en frente del espejo de su tocador, en su habitación, esa habitación que habilitaron para ella, el espacio de su memoria, su refugio del recuerdo. Su vida, cabía en escasos metros, una cajita de cuatro paredes. Miró hacía la derecha a la ventana del mundo exterior, la luz de las farolas se…

SECRETO.

No soñaba, deambulaba sonámbula por los caminos donde se apilan polvorientos, los sucesos de mi alma. Las imágenes, otrora tranquilas se arremolinaban danzarinas por los espacios de mi seso. Permanecía con los ojos cerrados moviéndome en la oscuridad. mas una luz tenue en mi interior brillaba. Y escuché una voz remota que con cariño susurró…

GRIS.

Miraba por la ventana. Callada. Delante de ella, la cajetilla de tabaco, el cenicero colmado de colillas, una botella de agua medio vacía y el teléfono avisando, con su parpadeante luz, que tenía mensajes sin leer. Encendió otro cigarrillo, el móvil vibró nuevamente sobre la mesa, lo cogió sin mirarlo y lo apagó. La mirada…

El Primer Umbral

Desperté un día, sintiéndome confusa, intenté moverme, abrir los ojos, pero no podía, no sentía ninguna parte de mi cuerpo, le mandé órdenes a mi cerebro para que moviera cualquier músculo, pero nada, no notaba ni una fibra de mi ser. Volví a caer en un sueño pesado. No sé cuánto tiempo estuve así. Recobré…

LA MATRIARCA

Le temblaban las manosal sujetar el bastónsus piernas eran alambresque se doblaban con el peso de la vidadecidió no dar un paso máspues la senda ya solo le ofrecía vistasun paisaje de lo andadosu camino ya sólo estaba en su cabezael trayecto del corazón a la memoria La sonrisa ofrecida a los nietosque la dan…

Expectativas.

Patricia no tenía buena memoria, salvo para las fechas. Se podría decir que tenía un calendario mental que ocupaba buena parte de su cerebro, anotaba cada día como un acontecimiento pero todos esos datos eran de hacía más de veinte años el resto solo eran conmemoraciones. Por ejemplo si el 23 de Abril de 1997…

UN INSTANTE.

El día se oscureció, el viento sopló ululando a sus oídos una letanía “No lloréis” Pero el cielo no hizo caso y derramó todo el agua que sus almas no podían. Un recuerdo, solo uno de un instante de unión y todo quedará borrado. Su historia que en silencio termina aquí, será explosión en otro…

La melodía.

Veía sus lágrimas caer, temblar su piel como si todo el frío del mundo la envolvierasólo a ella. ¡Era tan frágil! Era curioso cómo ahora la veía tan pequeña, hasta hace poco él la miraba desde abajo como si fuera un gigante que pudiera con todo. Y ahora se había hecho pequeña, él era quien…