Memorias.

Cual elefantes caminamos pesados sin soltar lastre

LA MATRIARCA

Le temblaban las manosal sujetar el bastónsus piernas eran alambresque se doblaban con el peso de la vidadecidió no dar un paso máspues la senda ya solo le ofrecía vistasun paisaje de lo andadosu camino ya sólo estaba en su cabezael trayecto del corazón a la memoria La sonrisa ofrecida a los nietosque la dan…

Una adivina en una carpa. (El pasado es el camino hacia el futuro).

Un joven moreno de pelo enmarañado, se paseaba por la feria sonriendo a toda mujer con la que se cruzaba, si esta iba acompañada disimulaba inclinando su sombrero puntiagudo. Acababa de tocar junto a otros jóvenes músicos, no pertenecía a ninguna banda pero de vez en cuando se unía a alguna para aumentar sus ganancias….

El momento elegido.

Pedro miró hacia atrás y luego miró a Sofía. —No puedo hacerlo, aún no, todavía no es el momento de hacer este camino. He de volver. Si me voy ahora contigo seré un lastre para ti. Sofía le miró a los ojos escudriñando más allá de sus pupilas y vio la oscuridad en ellos, observó…

SIENTO…

… el peso de tu espaldala grandeza de tu almay la rigidez de tu cerebro. Siento tu piel estremecerla fragilidad de tus huesosfrente la firmeza de tus pies. El devenir de tus pensamientosy la suavidad de tus caricias. Siento la amargura de tu paladary la dulzura de tu sonrisa. Siento las frases huecas la profundidad de…