Eternidad.

¡Tienes que hacerlo, habíamos hecho un pacto!-gritó Simón intentando detener la huida de Gabrielle. Su voz más que amenazante, sonaba desesperada y triste. Ella se detuvo pero no se giró, no podía mirarle, sabía que si lo hacía acabaría convenciéndola. Sé que lo prometí, pero ha pasado mucho tiempo desde entonces, ahora… las cosas han…